Sunday, December 17, 2006

Primera Presidencia de Hipólito Yrigoyen (1916-1922)



El 12 de Octubre de 1916 Irigoyen asume por primera vez al gobierno representando a la UCR con un amplio margen en las elecciones presidenciales.
La Argentina se proclama neutral en la primera guerra mundial.
El 12 de octubre de 1916, Hipólito Irigoyen asumió a la presidencia de la Argentina. Fue una jornada excepcional: una multitud ocupó la plaza del Congreso y las calles adyacentes, vitoreando a quien por primera vez había sido elegido por el acto universal, secreto y obligatorio, según la nueva ley electoral, sancionada en 1912 por iniciativa del presidente Sáenz Peña. Luego de la ceremonia, una muchedumbre desató los caballos de la carroza presidencial y la arrastró en triunfo hasta la Casa Rosada, sede del poder ejecutivo. La decisión de Irigoyen de modificar la tradicional actitud represora del Estado, utilizando su poder para mediar entre los distintos factores sociales.
Yrigoyen termina su mandato en 1922, después de enviar al teniente coronel Héctor Varela,
Al mando de Primer Regimiento de caballería. Luego de fracasar un primer intento de mediación, la represión fue brutal e incluyo torturas, fusilamientos masivos e incendios de graneros llenos de huelguistas. Aunque las cifras no son precisas, se cree que los muertos fueron más de 2.000.

Presidencia de Marcelo T. de Alvear (1922-1928)



En las elecciones presidenciales de 1922 Alvear gana por un amplio margen de votos el total fue 623380. Marcelo Torcuato de Alvear (1868-1942), político argentino, presidente de la República (1922-1928). Nació en Buenos Aires. Nieto del libertador Carlos de Alvear, militó, desde 1890, en la Unión Cívica Radical. En 1893 se unió a Hipólito Yrigoyen en su fracasado intento de hacerse con el poder. Se trasladó a Europa y allí permaneció hasta 1912, año en que regresó a su país y fue elegido diputado. Durante la presidencia de Yrigoyen (1916-1922) fue embajador en París en 1916 y representante de Argentina en la Sociedad de Naciones en 1920.
En 1922 fue elegido presidente. Durante su mandato, caracterizado por un escrupuloso respeto de la legalidad y por la tranquilidad interior, el radicalismo se dividió en dos tendencias, la de los ‘yrigoyenistas' y la de los 'antipersonalistas'. Marchó de nuevo a Europa, pero retornó a Argentina en 1931, un año después del golpe de Estado militar que depuso a Yrigoyen, para dirigir el radicalismo argentino. Falleció en 1942 en Buenos Aires. Pasado los 6 años de la presidencia de Alvear la gente, tenia que volver a votar. En las elecciones, los rectores antiyrigoyenistas obtuvieron mas votos. Las presiones sobre Alvear, provenientes de las dos fracciones del radicalismo, eran constantes.
Alvear se resistió a estas presiones y también a las que ejercían los yrigoyenistas para intervenir en Córdoba, donde había triunfado el candidato conservador, Cárcano.

Volver


Segunda Presidencia de Hipólito Yrigoyen (1928-1930)



Hipólito Yrigoyen asumió por segunda vez la presidencia de la nación a los 76 años de edad, cuando se salud ya era precaria.
Tuvo que gobernar en uno de los períodos más complejos de la historia argentina, ya que la crisis mundial, iniciada en 1929, también afectó gravemente a nuestro país
Obra de Gobierno durante la segunda presidencia de Hipólito Yrigoyen
En enero de 1930, luego de un largo debate, se sancionó la ley 11170 sobre explotación agropecuaria, con ella se reformaron los mecanismos tradicionales de arrendamiento al fijarse la obligatoriedad del contrato escrito y la duración de los contratos.
A fines de 1929 llegó a Buenos Aires la misión D'Abernon para tramitar la firma de un convenio recíproco de créditos con Gran Bretaña. Ambos países abrieron lineas de créditos por la suma de 100 millones de pesos cada uno durante dos años. Argentina adquirió material ferroviario y Gran Bretaña productos agropecuarios.
En materia de salud pública se creó el Ministerio de Salud Pública, el Instituto de Nutrición y se otorgaron varias subvenciones para investigaciones médicas.
Otras medidas estuvieron vinculadas a la educación, creó el Instituto de Pedagogía para perfeccionamiento del profesorado.
Ordenó que se continúen las obras del Ferrocarril Transandino del Norte, abandonadas durante siete años y la continuación de otras obras ferroviarias en la zona mesopotámica y chaqueña.
Un hecho muy conflictivo durante su mandato lo constituyó el proyecto de ley sobre nacionalización del petróleo, que limitaba la concesión de zonas petrolíferas a empresas extranjeras. Fue sancionado por Diputados en 1927 pero la Cámara de Senadores se negó a tratarlo. Algunos periódicos de la época señalaron que la negativa de algunos senadores se debía a su vinculación con empresas petroleras extranjeras (Standard Oíl y del grupo Inglés). YPF no satisfacía la demanda del mercado interno por lo que necesitaba la producción y venta de ambos grupos, si estos se negaban a venderle a YPF la situación sería grave. Para evitar este inconveniente Yrigoyen inició tratativas, a principios de 1930, con una petrolera soviética, la Luyamtorg. Esta proveería 250.000 toneladas de petróleo a trueque de cueros, extracto de quebracho, lana, ovinos y caseína.
La oposición calificó a
Yrigoyen de "Bolchevique". Algunos historiadores ven en este proyecto del petróleo una de las causas de la caída de Yrigoyen y consideran que fue determinante la acción de los trust internacionales.
Para asegurar la expansión de YPF. Mosconi encargo a los ingenieros Gerardo Linderburg y Enrique Cánepa y al doctor Luis Landaburu comprar terrenos próximos al puerto de La Plata para construir una destilería , (arriba dos fotos de la construcción de la destilería)

Abaratamiento
El 1º de agosto de 1929 se produjo un verdadero revuelo: YPF bajo el precio oficial de la nafta. La medida significaba para los consumidores un ahorro anual de 12 millones de pesos. Fue una verdadera hazaña del general Mosconi que le granjeó la abierta hostilidad de las empresa extranjeras que , por el acuerdo de Achnacarry, monopolizaban la fijación de los precios mundiales.

Volver

Presidencia de Jose Félix Uriburu (1930-1932)



La crisis mundial repercute ostensiblemente en la economía nacional.
El presidente Irigoyen, enfermo se niega aceptar los rumores sobre un inminente golpe de estado; pero esto se produce el 6 de septiembre, encabezado por el teniente general José Félix Uriburu.
José Félix Uriburu (1868-1932), militar y político argentino, presidente de la República (1930-1932). Nacido en Salta, optó por la carrera militar. Ayudó al presidente Manuel Quintana a sofocar la revolución radical de 1905, fue director de la Escuela Superior de Guerra y observador y agregado militar en Europa. En 1914 fue elegido diputado al Congreso Nacional y, posteriormente, fue inspector general del Ejército y miembro del Consejo Supremo de Guerra. En 1930 dirigió el golpe de Estado que derrocó a Hipólito Yrigoyen (1916-1922 y 1928-1930), estableciendo una dictadura militar que él mismo presidió. La victoria en las elecciones de 1931, llevó al poder a Agustín Pedro Justo (1932-1938). Uriburu viajó a Europa y en 1932 falleció en París. En 1931 convoco elecciones generales, en las que apoyo a Agustín Pedro Justo, que le sustituiría en la presidencia.
En 1931 convoco elecciones generales, en las que apoyo a Agustín Pedro Justo, que le sustituiría en la presidencia.

Presidencia de Agustín P. Justo (1932-1938)



Agustín Pedro Justo (1876-1943), militar y político argentino, presidente de la República (1932-1938). Nació en Concepción del Uruguay, Entre Ríos. Profesor y director del Colegio Militar, fue ministro de la Guerra con Marcelo Torcuato de Alvear (1922-1928). Participó en 1930 como comandante en jefe del Ejército en la revolución acaudillada por José Félix Uriburu que derrocó al presidente Hipólito Yrigoyen (1928-1930), dando el poder a los conservadores. Adscrito al partido radical antipersonalista y encabezando una coalición con los conservadores, fue elegido en 1931 presidente de la República, en unas elecciones en las que se prohibió la participación de los radicales. Durante el ejercicio de su cargo, del que tomó posesión en 1932, y hasta 1938, restauró las libertades civiles, pero actuó como dictador y envió al exilio a destacados políticos radicales. Ordenó la administración, reguló las finanzas e impulsó la construcción de obras públicas. Murió en 1943 en Buenos Aires. El mandato de Justo termino en 1938, porque pasaron 6 años y se hicieron nuevas elecciones, entro a la presidencia Roberto M. Ortiz.

Presidencia de Roberto Ortiz (1938-1942)



Roberto Ortiz fue elegido presidente de la República en 1938; durante su mandato se esforzó por restablecer la autenticidad del sufragio, por lo que tuvo que hacer frente a disturbios populares en Catamarca y Buenos Aires. Durante la II Guerra Mundial (1939-1945) mostró una actitud favorable a Gran Bretaña, a la que concedió ventajas comerciales. Debido a su mala salud, en julio de 1940 delegó las responsabilidades de gobierno en el vicepresidente Ramón Castillo. En junio de 1942 renunció a su cargo y murió ese mismo año en Buenos Aires.

Presidencia de Ramón Castillo (1942-1943)



Ramón Castillo (1873-1944), político y abogado argentino, presidente de la República (1942-1943). Nacido en Catamarca, cursó estudios secundarios en su ciudad natal y de derecho en Buenos Aires, doctorándose en Jurisprudencia en 1897. Ejerció varias magistraturas de 1907 a 1918. Fue profesor en las universidades de Buenos Aires y de la Plata. Militó en el Partido Demócrata Nacional. Fue senador, ministro de Justicia, Culto e Instrucción Pública, del Interior y vicepresidente de la República. Asumió la jefatura del Estado a la muerte del presidente Roberto María Ortiz (1942). Fue depuesto en 1943 por un golpe de Estado militar, en el que participó el entonces coronel Juan Domingo Perón. Murió en Buenos Aires en 1944. Su labor como jurista fue reconocida por varias universidades e instituciones europeas y americanas.

Presidencia de Edelmiro Farrel (1944-1946)



Edelmiro Farrell intervino en 1943 en el golpe de Estado que derrocó al presidente Ramón Castillo (1942-1943). Ese mismo año fue nombrado ministro de Guerra y vicepresidente de un gobierno observado con suspicacia por Estados Unidos y Gran Bretaña debido a sus simpatías hacia las potencias del Eje. En 1944 Farrell accedió a la presidencia de la República tras la ruptura de relaciones con Alemania y Japón y la dimisión del presidente Pedro Pablo Ramírez. En 1946, le sucedió en la presidencia su ministro de Guerra, y también secretario de Trabajo y Previsión, el coronel Juan Domingo Perón. Murió en 1980 en Buenos Aires.
Se hicieron nuevas elecciones y ganó Juan Domingo Perón .

Volver

Presidencia de Pablo Ramírez (1943-1944)




Pablo Ramírez encabezó junto al general Arturo Rawson el golpe de Estado del 4 de junio de 1943 que derrocó al presidente constitucional Ramón Castillo. Tras el brevísimo mandato de Rawson, Pedro Pablo Ramírez ocupó la presidencia de la República. Intervino las provincias y disolvió el Congreso. En febrero de 1944, fue desplazado por Edelmiro Julián Farrell y se retiró del Ejército, desapareciendo de la escena política. Nombrado Presidente en 1943, la ruptura de relaciones diplomáticas con Alemania, no aceptaba por los altos mandos militares, motivo su dimisión en marzo de 1944.

Volver

1 Presidencia de Juan Domingo Perón



Presidente de la República (1946-1955; 1973-1974), fundador del peronismo (movimiento político actualmente aglutinado bajo la denominación de Partido Justicialista), y una de las figuras latinoamericanas más destacadas del siglo XX, que influyó decisivamente en la historia política de Argentina.

Admirador del dictador fascista italiano Benito Mussolini, en marzo de 1943 participó en la creación del Grupo de Oficiales Unidos (GOU), que en junio de ese año protagonizó un golpe de Estado que depuso a Ramón Castillo. Desde su posición al frente del recién instituido Departamento Nacional de Trabajo (embrión del futuro Ministerio de Trabajo y Previsión) procedió a transformar el movimiento sindical, debilitando la influencia que ejercían sobre él los partidos de izquierdas, para lo que promulgó nuevas leyes, reformó las existentes y creó nuevos sindicatos. Cuando en febrero de 1944 el GOU formó la Junta Militar que llevó a la presidencia de la República al general Edelmiro Julián Farrell, Perón fue nombrado vicepresidente, además de ministro de la Guerra y de conservar el citado cargo en Trabajo.
Alcanzó una enorme popularidad entre las clases obreras, pero según crecía su poder aumentaba la oposición entre las Fuerzas Armadas. El 9 de octubre de 1945 fue desposeído de todos sus cargos, detenido y finalmente confinado en la isla Martín García, en el estuario del Río de la Plata. Todo ello provocó una crisis de gobierno que fue resuelta el día 17 de ese mismo mes, cuando sus seguidores sindicalistas, especialmente los miembros de la Confederación General del Trabajo (CGT), lograron su puesta en libertad y su regreso triunfal a Buenos Aires. Cuatro días más tarde, Perón, que era viudo, se casó en segundas nupcias con su compañera, María Eva Duarte, más conocida por el nombre de Evita, quien había colaborado en la campaña por su liberación.
Tras una campaña electoral represiva y violenta, en la que se había presentado candidato de su propio movimiento político, aglutinado formalmente bajo la denominación inicial de Partido Laborista, fue elegido presidente en febrero de 1946 con el 56% de los votos emitidos. Creador de su propio movimiento, el peronismo, siguió políticas sindicalistas de carácter nacionalista y populista con la ayuda de su esposa, que pasó a ser un miembro influyente, pero informal, de su gobierno. Instituyó desde entonces un régimen político cercano al corporativismo fascista.
En 1949 consiguió la aprobación de una reforma constitucional que amplió sus poderes al tiempo que le permitió optar a un segundo mandato presidencial.
En 1951, el medio de la campaña para las elecciones presidenciales, se produjo el primer intento de golpe militar contra Perón, que termino en un fracaso. En estas selecciones votaron por primera ves las mujeres. Perón triunfó con el 64% de los votos. La oposición perdió también representación en el congreso.